Bienvenido al blog de SEO/Soria, en el que se expondrán noticias relacionadas con las aves en nuestra provincia, nuestras actividades y otras informaciones de interés.
Muchas gracias por su visita.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Mosquiteros bilistados por Soria

Al hilo de la fuerte entrada de mosquiteros bilistados este otoño en la Península, Soria no se ha mantenido al margen y se han podido observar, al menos dos mosquiteros los últimos quince días, lo que constituye las primeras citas de esta especie para Soria. Las fotos que ilustran esta entrada son todas de Luis Eduardo Molina Carazo hechas esta misma tarde en el centro de Soria capital.
El 30 de octubre, Jesús Ruiz Rodrigo observó un ejemplar a mediodía en robledales cercanos al pueblo de Ocenilla. No era un hábitat muy habitual para la especie pero allí estaba el ave. Por la tarde fue relocalizado por Juan Luis Hernández, oyéndolo en una zona cercana.
El domingo 6 de noviembre, ¡desde su casa de Soria! Luis Eduardo Molina escucha la voz de un ejemplar y luego lo observó en un jardín aledaño a la Escuela de Artes, en Soria capital. Durante los siguientes días no se observa pero hoy, sábado 12 de noviembre, Jesús Ruiz Rodrigo escucha un ejemplar en una zona aledaña a la Escuela de Artes, los jardines del Aula Magna Tirso de Molina. Allí esta tarde lo hemos observado Luis Eduardo Molina, Daniel Fernández y Juan Luis Hernández. Prácticamente no se ha movido de un gran tilo comiendo pulgones.
Leer más...

viernes, 7 de octubre de 2016

Así vieron nuestros actos del Día de las Aves

El otro día poníamos una crónica de cómo se habían desarrollado los actos que organizamos el Día de las Aves. Es nuestro punto de vista, evidentemente. ¿Pero qué opinan las personas que participaron? Bueno pues hoy podemos responder de alguna forma a esa pregunta pues nos ha llegado otra crónica de los dos días, tal y como la vivieron dos personas, Roberto Vega y Yolanda Jiménez. Les dejo la palabra ya a ellos, dándoles, eso sí, muchas gracias por el regalo que nos hacen con este relato.
1 de octubre. En la era, delante del campo artificial de fútbol de Garray, se fueron alineando la quincena de vehículos de quienes querían, en plena celebración de San Saturio, honrar al Día Mundial de las Aves y a la Educación en materia de Naturaleza y Voluntariado. Hacía una buenísima mañana. La gente se fue agrupando, mezclándose, principiando a convivir unos con otros; finalmente se hicieron dos grupos con dos guías carismáticos para realizar dos paseos por la Dehesa y el Soto de Garray. Lo que tenemos a las puertas de nuestra casa en Soria son parques naturales; vida vegetal y vida animal a rebosar. Están a las puertas de nuestra casa, todavía, gracias a la constancia de naturalistas y voluntarios. Pasamos por estos parques naturales cotidianamente y sólo prestamos atención al vértigo simple de nuestra rutina... El grupo de ornitólogos de Luis Eduardo partió primero; el de Juan Luis se entretuvo en cuestiones básicas que hay que transmitir como los prismáticos, las guías de aves y el entusiasmo por difundir el conocimiento científico naturalista en general. Una construcción con iniciales CMA pretendía marcar una frontera en nuestros primeros pasos. Imposible del todo. Allí nuestro guía nos puso a prueba con vuelos y colores de “carbonero” y con voces secretas del diminuto “chochín”. Luego, vimos dos amigables équidos que pastaban junto con las jotas tranquilas donde conviven el cemento de la variante con las revueltas frondosas del Duero y las sendas secas donde maduran las majuelas, los escaramujos y la dulce zarzamora de la Dehesa de Garray. El paseo se hacía asequible. Nuestro guía, que no puede renunciar a enseñar al que no sabe, tradujo para los humanos el canto del “ruiseñor bastardo” (cettia ruiseñor) oculto quién sabe entre qué juncos. El peligro más feo fue sortear alambres oxidados. En este desplazamiento nuestro guía, que posee un oído prodigioso, nos advirtió de la presencia de la breve voz del “mosquitero musical” repitiéndose a intervalos de fresnos majestuosos, abedules y espinos secos. Nos deteníamos, participábamos en intercambios de información y continuábamos nuestro paseo. Parábamos, escuchábamos y oteábamos el horizonte, el cielo con nubes lejanas, la cresta de la ribera, las explanadas libres de vegetación pero no de vida saltarina… ¡Estoy viendo cuatro “cigüeñas negras”!, alertó Fernando. ¡No puede ser!, contestó de inmediato Andrés. Todos miramos al que observaba. Todo el mundo cogió sus prismáticos, apuntando hacia el oeste, enfocando a la sierra. ¡Puede ser el hallazgo de la mañana!, sentenció Juan Luis. Pero aún se anduvo un poco más para aprender sobre “arrendajos” y su vozarrón de alarma, sobre los grupos de “cornejas”, sobre la cola ahorquillada del “milano real”, sobre los movimientos repetitivos del “papamoscas cerrojillo” saltando desde la rama al suelo y regresando a la misma rama, sobre las costumbres del “alcaudón” avistado en lo más alto del arbusto y que, según el decir de los sabios de ahora e incluso desde los tiempos de Félix Rodríguez de la Fuente, empalan en las espinas vegetales lagartijas, grillos, incluso a otros pajaritos… Era ya mediodía. La avioneta del aeródromo de Garray habría realizado varios vuelos; de su vientre se tiraron al vacío del soto paracaídas, con dos valientes por artilugio, grito de adrenalina añadido saliendo del alma. ¡Echad cuenta de cuántos éramos conviviendo y honrando a la Dehesa-Soto de Garray esta mañana buenísima de octubre! Antes de regresar a casa se devolvió a la naturaleza un “azor” y un “mochuelo” restablecidos en el Centro de Recuperación que la Junta castellanoleonesa tiene en Burgos.
Para cuando nos despedíamos deseamos volver a encontrarnos al día siguiente, en el anillamiento de La Rumba en Soria, o al año que viene. 2 de octubre. Domingo lúdico. Volvemos a madrugar. Paseo de San Prudencio junto a la ermita del Patrón de Soria, depuradora de aguas residuales con madrugadores haciendo ejercicio, la Universidad como otero vigía de la desembocadura del Golmayo. En La Rumba, espacio del parque natural del Duero, Jesús ya tenía su mesa de campo y sus sillas plegables dispuestas. Jesús y sus colaboradores habían colocado hacía un buen rato las redes en zonas de paso para que esta segunda jornada científica pudiera ofrecerse al público. Jesús y los suyos tuvieron público familiar y muy escolar durante toda la jornada, como la joven estudiante de la ESO, versada en la materia, quien, decidida, asumió la responsabilidad de ser la secretaria del anillamiento relevando al comprometido Juan Luis. Sin duda, estos jóvenes son la cantera más fiel con que cuenta la SEO Soria.
Contemplábamos sin pestañear la seguridad de Jesús, el anillador, al coger entre los dedos el cuerpecillo de las aves, mientras las medía, mientras les soplaba el plumaje para certificar sus reservas de alimento, mientras nos desplegaba el ala para observar detalles y evoluciones anatómicas, mientras las colocaba pico abajo para confirmar sus escasos veinte gramos de peso, mientras las anillaba con el rigor de la humana esperanza de saber de ellas en el futuro o en algún país de nuestro Planeta.
Otro día habría que hablar de las bondades de estas aves insectívoras, de los beneficios para el porvenir del ser humano, de su incuestionable belleza, de sus estrategias de supervivencia, del descubrimiento de sus hábitos, del porqué de su presencia… De los desvelos constantes de los ornitólogos ante la ausencia de ayudas y la falta de compromisos oficiales para sostener y divulgar la cultura medioambiental. Eso será otro día. Hoy hemos vuelto a coger aves con sumo cuidado, hemos notado su corazoncito acelerado entre nuestros dedos para, con decisión, devolverlas a la naturaleza que es en donde ellas son hermosas y valiosas para el ser humano.
Leer más...

lunes, 3 de octubre de 2016

Cigüeña negra anillada en Francia observada en Herreros

El pasado viernes 30 de septiembre, José Ramón Lazare, contactaba con nosotros porque estaba viendo una cigüeña negra en Herreros. En estas fechas, la observación de cigüeñas negras en Soria es más o menos normal, pues estamos en plena época de paso migratorio de esta especie y, afortunadamente, cada vez su situación poblacional es mejor en Europa. Lo raro estribó en que la observación fuera muy cercana y que José Ramón, excelente fotógrafo llevara preparada su cámara y le hiciera unas estupendas fotos que permitieron ver las anillas que portaba en sus patas, una clásica, metálica, pero una de color blanco con una combinación de una letra inicial y tres números, que iban a permitir rápidamente conocer su procedencia francesa.
Existe una web donde se recogen todos los estudios y marcajes especiales de aves que se hacen en Europa. Se llama http://www.cr-birding.org/es/node/105 Allí Jesús Ruiz rápidamente localizó el proyecto, francés, que podía haber anillado a ese joven de cigüeña pues, no lo habíamos dicho, la cigüeña en cuestión era un ejemplar nacido este año. Esa misma mañana mandamos un correo electrónico a las personas que aparecían como responsables del proyecto y, con gran rapidez, esa misma noche nos contestaba Frederic Chapalain con la historia completa del ave. Había sido anillada por Charles Papageorgiou el 3 de junio como pollo en su nido, nido situado en el noreste de Francia, en Saint-Michelle, muy cerca de la frontera con Bélgica. Ya, fuera del nido, el 21 de agosto fue visto en una localidad holandesa y el 12 de septiembre, en otra. Y sin saber si de una manera directa o con más escalas, esta cigüeña negra apareció en Herreros, tras hacer un mínimo de 1268 kilómetros.
¡Quien sabe donde estará ahora! Quizás esta cigüeña no pase a África y se quede a pasar el invierno en el sur de España. Si alguien observa cualquier especie con anillas de colores que se pueden leer a distancia es muy útil que nos pase el dato o que lo tramite a través de la Estación Biológica de Doñana, que es quien se encarga de recoger y tramitar todas las citas de aves marcadas con marcas y anillas de colores en España: http://anillamiento.ebd.csic.es/documentacion/marcaje.pdf
Gracias por cedernos las fotos para publicarlas aquí a José Ramón Lazare Gutiérrez.
Leer más...

domingo, 2 de octubre de 2016

Crónica del Día de las Aves 2016

En un fin de semana de tiempo magnífico para este tipo de actividades hemos celebrado todas las actividades previstas para el Día de las Aves 2016 en nuestra provincia. Tanto ayer sábado como hoy domingo, la respuesta de la gente ha sido satisfactoria y hemos podido llevar un poquito de naturaleza y aves a la sociedad soriana. Si queréis conocer algo más de cómo fue seguid leyendo.
El sábado 1 nos concentramos a las 09:00 de la mañana 30 personas con el objetivo de disfrutar de un paseo por uno de los, todavía, mejores sitios para observar aves de Soria: la dehesa y el Soto de Garray. Al ser un grupo numeroso nos dividimos en dos en función del grado de conocimiento previo de las personas que allí había, un grupo de expertos y otro, de iniciados.
Lo curioso es que la observación más rara de la mañana la tuvo el grupo de los inexpertos pues pudieron/pudimos ver un grupo de 4 cigüeñas negras sobrevolando el espacio. Papamoscas, páridos, colirrojos reales y otras aves de estos espacios se mostraron con cierta abundancia. Según avanzaba el el día y el calor, iban apareciendo algunas rapaces: milanos reales, ratonero, buitre, cernícalo, un escurridizo gavilán. Aunque quizás, uno de los momentos más graciosos del día lo protagonizó un "pájaro", un pájaro metálico, una avioneta que estuvo buena parte de la mañana sobrevolando alta la zona y soltando una carga que, al principio, nos pareció curiosa, pues no era basura, ni nada por el estilo sino paracaidistas que abrieron sus velas y pudieron aterrizar sin problemas.
Sobre las doce y media llegó el agente medioambiental de la Junta de Castilla y León que nos traía, directamente desde el CRAS de Burgos, las dos aves que ibamos a soltar como colofón del acto: un azor y un mochuelo. Con gran expectación y tras las oportunas explicaciones de nuestro coordinador, Luis Eduardo Molina, se abrió la caja donde estaba el azor juvenil, al que casi no dio tiempo de observar pues raudo y veloz se escondió en la arboleda cercana y adyacente al río. De vez en cuando los arrendajos nos recordaban su presencia pues se oía una algarabía delatora del marcaje que los córvidos hacen a los azores. Con el mochuelo fue distinto, pues lo sacamos de la caja y lo mostramos para que todos los presentes pudieran hacerse una idea de la preciosidad de ave, con esos grandes ojos amarillos. Además que, al soltarlo, el mochuelo se sitúo en un árbol cercano y pudo ser visto durante un buen rato después. De esta manera, acabó esta primera sesión.
Hoy domingo 2, la jornada empezó antes, pues el anillamiento implica tener montadas y abiertas las redes casi, casi con el amanecer, así que tanto Jesús y Juan Luis en Soria como Jorge en Pedraja de San Esteban se encontraban en las áreas prefijadas de anillamiento ya desde las ocho.
En Soria capital la jornada fue estupenda. Con 4 redes montadas se capturaron un total de 39 especies, de 11 especies distintas: petirrojo, colirrojo real, mirlo común, zorzal común, ruiseñor bastardo, curruca capirotada, mosquitero común, papamoscas cerrojillo, agateador común, herrerillo común y pinzón común. La especie más abundante, como siempre que anillamos aquí en estas fechas, es la curruca capirotada con 13 especies. También el petirrojo se mostraba común con 7 capturas, una de las cuales fue un ejemplar anillado ya aquí el año pasado. Cerca de 50 personas han ido pasando por el puesto de anillamiento a lo largo de la mañañana, con abundancia de niños, lo que siempre nos llena de satisfacción. Y como siempre agradecer a Jesús Ruiz, el anillador, no solo por mostrarse siempre dispuesto a participar desinteresadamente, sino porque no se cansa de explicar, de modo prolijo, todo el proceso del anillamiento, una y otra vez.
Por lo que respecta a la sesión de anillamiento en Pedraja de San Esteban ha deparado un número menor de capturas (10), pero también ha sido una jornada muy interesante con gente procedente de Aranda de Duero, Madrid, San Esteban, de Gormaz...Los presentes allí han tenido la suerte de ver, además, un buitre negro que ha cruzado por encima del pueblo. Agradecer también a Jorge Olalla su total disposición.
¡Hasta una próxima edición del Día de las Aves! aunque, en realidad, para nosotros todos los días son días de las aves. Las fotografías son de Sandra Álvarez, Yolanda Jiménez, Jorge Olalla y Juan Luis Hernández, y no pueden usarse sin el permiso de los autores.
Leer más...

viernes, 30 de septiembre de 2016

DÍA DE LAS AVES 2016

Este fin de semana nuestro grupo local celebra, un año más, el Día de las Aves. Una celebración que pretende acercar el fascinante mundo de las aves al público en general.Se trata del principal evento participativo organizado por BirdLife International a escala mundial y que en España coordina SEO/BirdLife. Convivimos con las aves y, sin embargo, son desconocidas para muchas personas. La presencia y cercanía de las aves mejora nuestra salud ambiental. Nos aportan vida, color y alegría, acercan la naturaleza a las ciudades y son grandes viajeras que no tienen fronteras, pues no entienden de barreras culturales y políticas.
En Soria haremos se organizarán, las siguientes actividades: Sábado 1 de octubre. Paseo ornitológico por la Dehesa y el Soto de Garray. De 09:00 a 12:30 horas. Al finalizar el paseo se procederá a soltar un azor recuperado y cedido por el Centro de Recuperación de Animales de Burgos, de la Junta de Castilla y León. Punto de partida: campo de fútbol de San Juan de Garray. Domingo 2 de octubre. + En Soria: Anillamiento en la desembocadura del río Golmayo, La Rumba (Soria). De 9:00 a 13:00 horas. Actividad abierta a lo largo de toda la mañana (no necesario acudir a primera hora). Acceso desde el aparcamiento de la Depuradora de Soria. +En Pedraja de San Esteban. Anillamiento en las riberas del río Duero. De 10:00 a 13:00 horas. Lugar de encuentro: Plaza Mayor de Pedraja de San Esteban. Todas las actividades son gratuitas y de libre acceso. Más información: www.seosoria@blogspot.com y en el teléfono 699005425. Leer más...

domingo, 15 de mayo de 2016

Crónica del Maratón de Los Chivichonchos

Justo hace dos semanas, Los Chivichonchos recorríamos algunos de los parajes cercanos a la ciudad de Soria en nuestra participación dentro del Maratón Ornitológico que organiza SEO/Birdlife todas las primaveras. Como en estos últimos años, hemos participado en la modalidad ecológica, es decir, sin utilizar automóvil. La novedad de este año es que hemos decidido emplear un vehículo al que no estamos muy acostumbrados, la bicicleta. Ya que estáis por aquí, pasad y leed la crónica de nuestro maratón. Los días previos al maratón son días de nervios. Lo reconocemos. Tampoco es que nos preparemos nada. No revisamos ninguna zona especial ni nada por el estilo. Pero nos gusta participar. Nos gusta ver aves. Nos encanta este modelo de competencia, casi con nosotros mismos, por ser capaces de detectar el mayor número de especies de aves. Así que los preparativos en este caso solo eran la observación, casi compulsiva de mapas de tiempo y modelos meteorológicos. Ya íbamos viendo que el fin de semana no iba a llover, aspecto importante por supuesto, pero eso no implicaba que fuera a hacer buen tiempo, antes al contrario, según apuntaban los modelos del fin de semana, la posición del anticiclón nos "regalaba" unos vientos de componente norte implacables, vamos, el típico cierzo del que tanto presumen en Zaragoza pero que en nada tenemos que envidiarle nosotros. Y si no, que se lo digan a los romanos a los que el "cicicum" les causaba más pavor que los mismos numantinos. Y para más inri, el viernes 29 de abril hizo un día perfecto, maravilloso. Nosotros decidimos hacerlo el domingo 1 de mayo que apuntaba algo menos malo que el sábado 30. Un último contratiempo. Por cuestiones laborales perdíamos a uno de nuestros componentes, a Luis Eduardo Molina que, dentro de lo malo, iba a servirnos para transportar bicicletas y para recogernos al final del maratón. También causó baja por motivos familiares nuestra compañera France Philippart de Foy, al menos en nuestro equipo porque, en una hábil maniobra por nuestra parte, la enviamos con otro equipo participante de Madrid "Los Verderones Serranos", en plan topo, los cuales hicieron el maratón el fin de semana anterior. La alineación titular de Los Chivichonchos en este maratón era la formada por Fabio Flechoso del Cueto, Jesús Ruiz Rodrigo y Juan Luis Hernández Hernández, el encargado de hacer esta pequeña, o no tan pequeña, crónica. La ruta este año la variamos por el viento. Al menos, tener el viento norte a favor, de espaldas. Y la novedad de las bicicletas. A las seis de la mañana desembarcamos en un punto del término de Velilla de la Sierra desde donde, otras veces, oímos búho chico, mochuelo y alcaraván. El impacto del viento fue bestial y nos hizo plantearnos qué narices hacíamos allí. Podíamos haber tenido un albatros ojeroso o un avestruz delante pero si no se hubieran chocado con nosotros habría sido imposible verlas u oírlas. Las que empezaron a cantar son las alondras comunes a las que parecía darles igual el viento fuerte y fue nuestra primera especie. En Velilla de la Sierra Molina nos estaba preparando las bicicletas. Si hubiera pasado alguien a esas horas seguro que habría pensado que esa gente estaba mal de la cabeza. Desde allí salimos en dirección Garray. Por el río Merdancho apenas si empezaba a cantar algo. ¿no íbamos a sacar ni siquiera autillo? Pues no, no lo sacamos ni al autillo ni a ninguna otra especie nocturna.
Sorprendidos por esta causa y por llegar tan pronto a Garray, empezamos a anotar especies propias de ribera. En el Tera en Garray tardamos un rato en ver a un pescador, de lo concentrados que estábamos, que debía estar alucinando al vernos llegar a las siete de la mañana y desarrollar unos movimientos raros, de acá para allá, anotando un chochín, ¿habéis oído un mosquitero ibérico al pasar por el puente dice Fabio? ¿y el torcecuello ahora mismo, apunto yo? No hay tiempo que perder. Nuestro destino era el Soto de Garray, los terrenos donde la Junta de Castilla y León pretendía impulsar una, mal llamada, Ciudad del Medio Ambiente y donde como recuerdo imponente del despilfarro y de la estulticia humana quedan unas cúpulas a medio construir que destacan en el Soto. Y el Soto, a pesar de las agresiones, no defraudó. En poco más de una hora sacamos 40 especies, algunas que iban a ser únicas a lo largo de día como garza imperial, carricerín común, curruca zarcera... Entre los fresnos el viento parecía aquí menos fuerte. Pensamos que nos equivocamos al empezar el día en Velilla. Aquí, quizás podríamos haber sacado autillo o cárabo. Pero contentos. Esta entrada debería estar más ilustrada pero ninguno de los tres pensaba en fotos. Fabio nos inmortalizó a Jesús y a mí volviendo ya hacia Garray pues la ruta nos llevaba dirección Soria capital, siguiendo el cauce del Duero.
Eran las diez y salíamos de Garray con 75 especies, cifra alta a nuestro modo de ver. Por la senda del Duero nos desplazamos rápido. Es muy agradable ir oyendo desde la bicicleta todo el cohorte de especies típicas de estos medios con ruiseñores, pinzones y chochines como tenores destacados. Sumando nuevas como herrerillo capuchino, escribano montesino, reyezuelo listado llegamos al puente de la variante de Soria. Allí sabemos que se mueve un mirlo acuático pero este año el Duero baja crecido y no están las piedras-posadero habituales. Pero ahí está Fabio para cantar la presencia de un ejemplar casi bajo las pasarelas existentes. Al mismo tiempo Jesús observa que entre las muchas golondrinas presentes un par de dáuricas aparecen. ¡Que preciosidad! Para no quedarme atrás yo canto al poco una garza real, especie que muchos años nos ha fallado. Al pasar por el Fielato valoramos la posibilidad de tomar un café pero el frío mañanero lo ha paliado el pedalear continuo así que seguimos por el Duero hasta el viaducto sobre el río Golmayo donde tenemos pensado dejar las bicicletas. Y allí la hábil vista de Jesús detecta un abejaruco mudo, algo raro y que ilustra a la perfección las características del día que vivimos. El final de nuestras espaldas agradecen el dejar de torturarlas, aunque nos habrían venido bien para atravesar el encinar de Valhondo hacia los Rábanos donde en más de una hora, como era previsible, no sacamos ninguna especie. El ensanchamiento del embalse en Dos Ramas nos hace sumar algunas previsibles aquí, como somormujo lavanco o chova piquirroja. Una pareja lejanas de somormujos nos hizo estar un rato de risas porque en la posición que estaban, dormitando, parecían desde porrones a cualquier otra acuática rara. Fabio llevaba consigo un super catalejo de una conocida cadena de hipermercados, de los de 60 euros. A ver, como decimos esto, sin herir susceptibilidades. Claramente, este catalejito con su mini trípode no sirve, así que cuando vuelvan a sacarlo no lo compréis. Yo era el más firme defensor de que fueran porrones pero, aquí se demuestra la legalidad de los ornitólogos, nos quedamos hasta comprobar o descarta tal circunstancia. Y eran somormujos. 8 había en total. El cuerpo nos pedía comer. No era muy tarde pero no paramos hasta llegar a Los Rábanos. Aquí falló el halcón a pesar de que yo canté un gran hit que Molina había patentado en otros años, remedo de una conocida coplilla propia de saraos y fiestas varias a saber "halcón, halcón, halcón, hemos venido a por el halcón, el alimoche nos da igual..."
A pesar de que eran las dos de la tarde y al sol, hacía frío como se puede ver en la instantánea oficial del grupo que nos hizo un chavalillo que estaba pescando allí. Todavía no habíamos llegado a 100 especies -objetivo que nos habíamos propuesto anteriormente- pero fue subir el repecho que otros años se nos hace tan duro y sacar bisbita campestre, curruca rabilarga y tórtola común, llegando a esa cifra redonda. Objetivo conseguido. Las lagunas eran nuestra esperanza para un resultado más que honroso. En la cara sur del monte de Matamala el viento no soplaba. Incluso nos quitamos alguna prenda. Íbamos por una finca privada y en esto que vemos por el camino que íbamos una pareja con un niño. La chica nos avisa de que no podíamos estar por aquí. Nos preguntan si no sabemos que no se puede pasar por allí y yo contesto que no, que no lo sabíamos. No debí resultar muy creíble -ya me dicen en algunos ámbitos familiares que no sé mentir- pues a los quince minutos estaba el guarda de la finca allí con su todoterreno a preguntar por nuestras intenciones. Para lo que suele ser normal, una persona super maja que quedó totalmente convencida de la historia que le contamos y de que eramos inocentes pajareros y no cazadores furtivos de corzos. El hombre incluso se ofreció a llevarnos al final de la finca con su coche. Nos habría ahorrado un par de kilómetros al menos de duro e improductivo camino, pero rechazamos amablemente la oferta ¿Seremos tontos? No, los chivichonchos somos legales así que continuamos el duro camino con la mente ya puesta en la primera de las lagunas que nos esperaban, la laguna de Cintalaranza en Alconaba.
En campos anteriores a ella, terreras comunes. Y en la laguna ya casi los primeros limícolas con cigüeñuelas, archibebes comunes y claro y andarríos bastardos. Pero aquí estábamos detrás del rabilargo. Habíamos pasado por varios puntos en los que había bandos. Esta podía ser la especie "tonta" que nos fallara. Pero, en el último momento, las voces de un pequeño bandito. Rumbo a las otras lagunas, la Guarrera, donde anotamos un lejano ejemplar de águila real, avión zapador y focha. De aquí a la del Cubillo, nuestra gran esperanza pues Jesús había estado el día de antes y, de seguir presentes, tendríamos 7 o 8 especies nuevas. El viento de cara ahora era muy fuerte. La laguna la veíamos pero nos costaba llegar. De lejos se intuía una figura blanca, el tarro blanco ¡bien! y otra grande, un ganso del Nilo. Dudas. ¿Esta especie cuenta? Pero ¿donde está el ánsar que ha hecho de esta laguna su casa? No puede haberse ido hoy precisamente. Nooo, ahí está. Unos chorlitejos grandes se levantan. Pero nada más. Las gaviotas del otro día y algún limícola más volaron. No pasa nada. Estamos haciendo un buen maratón, disfrutando del día, de la compañía, de las anécdotas, de las aves evidentemente. Emprendemos camino hacia la última laguna, la Herrera en Aldealafuente. Ya Molina ha llegado y nos espera. Al llegar a laguna hago una foto de mis compañeros, en donde si, se ven cansados, pero contentos y satisfechos. Unas tarabillas norteñas son la última especie que anotamos. 118 en total, para un total de 51 kilómetros recorridos, 20 de ellos en bicicleta.
Según esto, hemos quedado los segundos en nuestra categoría detrás de los imbatibles Tramuntana birding. Esperamos verlos en el Gran Reto del otoño y compartir con el resto de colegas, esta apasionante aventura que es y sigue siendo observar aves. PD. Las anécdotas de la jornada se prolongaron al día siguiente pues, al levantarme empece a buscar la libreta donde había anotado las diversas especies del recorrido. No la encontraba. Por ningún lado. Además ahí tenía varios censos del programa SACRE y del Atlas de Primavera. Por suerte, se me había caído en el coche de Molina.
Leer más...

martes, 12 de abril de 2016

CURSO DE INICIACIÓN A LOS CANTOS DE LAS AVES

El próximo fin de semana (viernes 15 y sábado 16) SEO-Soria os propone aproximaros a los cantos de las aves, sin duda, uno de los elementos principales en el atractivo que estos animales despiertan entre los aficionados a la ornitología.
INFORMACIÓN GENERAL Se trata de un curso teórico-práctico dirigido a todas aquellas personas que quieran quieran conocer y aprender sobre el canto de las aves. Por qué cantan las aves, como funciona, nociones básicas, detalles para identificar, algunas técnicas para aprender el canto de las aves, cantos fáciles de aprender en la provincia de Soria, etc. FECHAS: -Viernes 15 y Sábado 16 abril. LUGAR: La sesión teórica del viernes se desarrollará en el Centro Cívico Bécquer de la ciudad de Soria. La jornada de práctica del sábado, en las márgenes del Duero (el punto de encuentro en el aparcamiento de los Arcos de San Juan de Duero). HORARIO: -Jornada teórica del viernes: De 18:00 a 20:0 horas -Jornada práctica del sábado: De 09:00 a 13:00 horas. NÚMERO DE PLAZAS: 15. INSCRIPCIONES:Por riguroso orden de solicitud de las mismas en el correo: seo-soria@seo.org o bien por wahtsapp en el 699005425.
Leer más...

martes, 6 de octubre de 2015

Crónica de nuestro Día de las Aves 2015

Durante el pasado fin de semana, el Grupo Local de SEO-Birdlife en Soria, SEO-Soria, celebró el Día de las Aves, un evento global que pretender acercar, un poco más, la vida de esta fascinante clase de animales. Nosotros realizamos dos actos el fin de semana: un paseo ornitológico el sábado por el monte Valonsadero, con suelta de rapaces como colofón final, y una jornada de anillamiento científico, en la desembocadura del río Golmayo en Soria capital, actividad ya bastante tradicional pues este es el octavo año que se hace.
Molina liberando un ratonero (Buteo bueteo) ante la atenta mirada de los niños.
La jornada del domingo también fue algo floja en cuanto a capturas pero buena en cuanto a asistencia de gente al acto, a pesar del día, con algo de lluvia incluida a media mañana. Bastantes padres con niños y gente diversa, unas 60 personas. Se han capturado 7 especies y 15 ejemplares: 4 currucas capirotadas, 4 petirrojos, 3 mosquiteros comunes, 1 herrerillo común, 1 mosquitero musical, 1 papamoscas cerrojillo y 1 ruiseñor bastardo que estaba anillado por Jesús Ruiz del año pasado. Decíamos que una jornada de anillamiento bonita para los asistentes pero floja en cuanto al desarrollo en sí pues, solo por comparar, el año pasado se capturaron 42 ejemplares de 11 especies.
Leer más...